miércoles, 18 de julio de 2012

Diario de un Niño Inmigrante






















23 de marzo de 2021

Querido diario, hoy, es un gran día. Sí, hoy por fin, mi papá vendrá de Estados Unidos. Desde que se fue, hace tres años, le he echado mucho de menos. Yo era pequeño, pero ahora que soy mayor, voy a enseñarle a mi papi todos los dibujos que he hecho desde entonces. Dice que viene con una sorpresa, ¡estoy deseando verla! ¿Qué será? Yo creo que me traerá muchos juguetes, los míos están casi todos rotos, eran de cuando él era pequeño, ya no quedan muchos sitios donde poder comprar…
Ayer vino a vernos el tío Adrián. Le he oído decir a mamá que las cosas están muy mal en Granada. No se por qué dice esas cosas, allí hay más tiendas de juguetes, y cuando tiran los juguetes que no les valen, ¡pueden quedárselos todos! Tiene que ser un sitio muy bonito, aquí todo es gris, y cada vez llega más gente de donde hay edificios porque también han perdido la casa. Yo prefiero estar aquí, podemos salir al patio a jugar con los viejos neumáticos, en la ciudad, los niños que viven en casa tienen que estar dentro todo el día, tiene que ser algo muy aburrido. ¿A qué jugarán?
Aun así, cada vez tengo menos amigos. Después de irse Julián y Paula, hoy se han ido Esteban, Irene y Roque. Creo que iban a Francia y a Alemania. Papá me ha contado muchas cosas de esos sitios. Siempre que hablamos por teléfono me cuenta historias del pasado, batallas de hace cientos de años, donde héroes salvaban a sus pueblos de terribles invasores. ¿Sabes qué, diario? ¡De mayor quiero ser historiador, como papá!
24 de marzo de 2021

¿Sabes qué diario? ¡Ya está aquí papá! Está muy cambiado, habla inglés muy bien, aunque yo no se cómo es el inglés, pero es muy raro, no se le entiende nada. Ya nos ha traído la sorpresa, ¿y sabes qué? ¡Nos vamos a Estados Unidos! Papá dice que me va a gustar mucho, que allí las plantas no están tan secas, y las ciudades tienen sitios para poder salir a jugar a los parques. Tiene que ser un sitio muy raro. También dice que allí la gente compra sus juguetes, ¡y me ha traído uno nuevo! Tengo muchas ganas de ir allí, dice que hay un montón de niños, así que no estoy muy triste, porque podré hacer más amigos, y a Fran y Toni podré llamarlos cuando quiera, me lo ha prometido. Le he dicho que no se inglés, y me ha dicho que no pasa nada, que me va a meter en un cole para que aprenda. Mamá está muy contenta, dice que allí podré ir a la escuela todos los días, y que podrá encontrar trabajo, como papá, aunque creo que eso es un rollo, porque ya no podré estar tanto tiempo con ella.
Me ha dicho papá que allí él y mamá podrán trabajar lo que estudiaron, dice que puede ser profesor de Historia. ¡Tiene que estar muy chulo poder hablar de héroes todo el día! Nos vamos mañana por la mañana, y hoy voy a estar todo el día con papá, mamá y mis amigos, va a ser un gran día.

27 de junio de 2021

Querido diario, perdona que no te haya escrito en todos estos días. El día después de escribir por última vez fuimos a coger el avión para ir a Estados Unidos, pero no nos dejaron subir. Los billetes de avión no valían, así que tuvimos que quedarnos. Aun así, mamá consiguió que nos metiesen en un barco que iba a Estados Unidos y donde había mucha gente. Todos parecían tener mucha hambre, yo también tenía, y hacía mucho frío. También tenía mucho miedo, pero papá y mamá me dijeron que no pasaba nada, y que era seguro. Papá me contó que cuando era pequeño como yo, la gente venía a España, y todos vivían en ciudades como en Estados Unidos. También me ha dicho que estábamos en la Unión Europea. No sé qué es eso, pero parece que antes España era un país con dinero. ¡Jo, cuánto me habría gustado vivir allí! Me contó que luego los que mandaban eran muy malos y que por su culpa y la de otros con mucho dinero ahora la gente tiene que irse a otros países Pero no pasa nada, hemos llegado a Estados Unidos, y ahora podremos comprar juguetes, y tendré muchos más amigos, aunque aun no he podido hacer ninguno.
Cuando llegamos a donde íbamos a vivir, papá se enfadó mucho. Mamá también, nunca la había visto tan enfadada, daba mucho miedo. Decían que esa no era la casa que le habían dicho que iban a tener, y que vivir en esa casa valía más dinero del que le habían dicho. Pero, yo no se por qué vale más, yo en casa no tenía que subir escaleras, ni las calles eran tan tristes, aquí no puedo jugar en la calle. Aun así, papá ha dicho que pronto iremos a otra casa, a una casa como la que me contó.
Tengo muchas ganas de ir, porque los niños de aquí son muy raros. No puedo hablar con ellos porque hablan inglés, y me miran muy raro. El otro día un niño me dijo algo y otro me empujó. Yo creo que se tropezó, porque yo no le hice nada, llevé mi peonza favorita para jugar con ellos. Menos mal que papá y mamá están conmigo, espero que pronto encuentren trabajo y estén más contentos. Ah, ¿sabes, diario? hoy he aprendido una palabra en inglés, “dago”, me la ha dicho un chico de aquí, pero papá dice que esa palabra no tengo que decirla, que es fea para nosotros. No se por qué ese niño me dice eso, habrá sido otra cosa, porque yo no le he hecho nada ¿a que tú me crees, diario?

[…]

13 de agosto de 2021

Querido diario, hoy, papá ha encontrado trabajo, otra vez. No consigue entrar en ningún cole para dar clase, dice que es porque no sabe inglés, pero es muy raro, porque papá habla inglés muy bien, yo ya estoy aprendiendo, y papá habla fenomenal, siempre que habla con alguien sabe todo lo que dice, así que yo creo que papá no consigue trabajo porque aquí son aburridos y no les gustan los héroes.
Hoy en clase, he tenido que hablar del Presidente Theodore Roosevelt, que lo fue entre 1901 y 1909. Cuando salí a hablar, lo confundí con Franklin Roosevelt, que fue presidente entre 1933 y 1945, así que les hablé de la Segunda Guerra Mundial. Todos se rieron de mí, y la profe me ha suspendido, dice que no saberse los presidentes es algo muy grave. Yo no puedo saberme todos los nombres, diario, me esfuerzo mucho, pero tienen muchos y es muy difícil. Otros niños tampoco se los saben pero no se ríen de ellos, pero eso es porque son de aquí. Siempre que salgo al patio del cole, los niños me miran raro, como el primer día que vine, y me llaman Dago. Yo no me llamo Dago, diario. Ayer conocí a un chico que también es español. Creo que va a ser mi mejor amigo aquí, se llama Andrés, aunque aquí le dicen Andrew. Me ha dicho que no le gusta que le digan Andrew, él no llama Miguel a Michael. También se ríen de él, y dice que la semana pasada le pegaron en el patio, y que la profe le echó la culpa a él porque los otros niños decían que había empezado él. No me gusta Estados Unidos, diario, papá y mamá están todo el día fuera trabajando mucho, pero no me compran juguetes, y la gente creo que no nos quiere aquí. Quiero volver con mis amigos en España, pero no podemos. Mamá me ha dicho que tenemos que quedarnos si queremos poder ser felices. No se lo que quiere decir, yo era feliz en España, aquí no.

14 de agosto de 2021

Diario, hoy me han expulsado del cole. En clase todos se han metido conmigo porque dicen que soy pobre y que voy a quitarles el dinero. Yo sólo estoy estudiando, y mis papás trabajan, yo no quiero quitarle el dinero a nadie, creo que estoy haciendo algo malo, pero no se el qué. Al salir al patio, Peter se ha metido conmigo otra vez, dice que no me lavo y que por eso tengo la piel más oscura que él. Me he puesto a llorar y le he pegado una patada. Yo no quería, diario, pero me asusté. Ahora papá y mamá están enfadados conmigo y dicen que van a hablar con el cole para que arreglen esto. Yo sé que no pueden, todos me odian por ser español, da igual dónde vaya.

15 de octubre de 2021


Diario, no quiero estudiar más. En casa, papá y mamá siempre están discutiendo, dicen que no hay dinero y que hay que trabajar más. Quiero ayudarles, quiero trabajar, pero no me dejan. En clase no atiendo, no puedo, diario, los niños me odian, los profes no me hacen caso y siempre saco malas notas. Ya no quiero ser historiador, papá lo es y no tiene trabajo. Yo quería saber historias de héroes, pero a veces pienso que son de mentira, que papá me lo contaba para que estuviese contento, mientras mamá cuidaba de mí y buscaba trabajo y él viajaba buscando un sitio donde mejorar.
He conocido varios españoles más, dicen que están cansados de estar así. Que cuando sean más mayores conseguirán mucho dinero y se irán a España, y que las cosas allí irán mejor. Pero cada vez viene más gente de allí, y aquí la gente cada vez nos mira peor. Hay muchos que no pueden ir al médico, porque no tienen papeles. No se por qué dicen eso, papá me ha dicho que los papeles es ser legal. Pero ellos no han hecho nada malo, sólo quieren poder ser felices, como papá y mamá. No se bien lo que es ser un sin papeles, pero, ¿sabes qué, diario? No voy a escribir más. Voy a arrancar todas las hojas y se las voy a dar a mis amigos para que se los den a sus papás, así, podrán ir al médico siempre que estén malitos. ¿A que es estupendo? Ojalá todo se arregle pronto, diario, ojalá pronto podamos ser felices, papá, mamá y yo, los tres juntos.

“Las guerras continuarán existiendo mientras el color de la piel sea más importante que el de los ojos.”
Bob Marley

No hay comentarios:

Publicar un comentario